lunes, 1 de julio de 2019

#pornovenganza de Ignacio López

Una de las mejores maneras de superar el calor veraniego es a base de escalofríos. El terror más visceral en formato cortometraje es lo que nos trae el director Ignacio López, en una pieza de tan polémico título como es #pornovenganza. 

Una producción nacional de Panic in frames y Engendros films protagonizada por un elenco femenino formado por Alejandra Meco, Lua Ruiz Vecino e Isabel Remartinez.

Una historia que mezcla found footage, home invasion, erotismo y crítica social donde el miedo se transmite a través de una webcam de ordenador. 

De momento, no sabemos cuando verá la luz pero estamos seguros de que muy pronto lo tendréis en los mejores festivales de género. Una oportunidad única de disfrutar del mejor de los miedos.

sábado, 1 de junio de 2019

Primera persona del plural de Martín Ortiz

primera persona del plural martín ortiz aida hermosilla iker arregui teatro madrid off de la latina



La pregunta está clara: ¿Qué es Primera persona del plural?
Una obra de teatro de una hora de duración que te hará disfrutar. La comedia definitiva sobre lo que es la convivencia en pareja y lo difícil de encontrar “el nosotros” perfecto. 

El amor es un éxtasis de felicidad del que todos, de una forma u otra, hemos formado parte. Pero, ¿qué pasa cuando el tiempo transcurre? La pareja se estabiliza, lo idílico se convierte en cotidiano y los defectos empiezan a aflorar en el otro.

No te pierdas esta divertida comedia escrita y dirigida por Martín Ortiz, y protagonizada por Aida Hermosilla e Iker Arregui. Ella da vida a Marta, una frustrada psicóloga, que un día a conoce a Óscar durante una dura jornada laboral. Y todo parece perfecto…, es el chico de sus sueños hasta que toca tirar la basura. 
Primera persona del plural nos cuenta, en clave de comedia, la historia de una pareja desde que se conoce hasta que aparecen los problemas y la relación se tambalea.

Primera persona del plural teatro offlatina madrid martín ortiz aida hermosilla comedia iker arregui
Fotografía Victor Paniagua


Para los interesados las entradas se pueden adquirir por aquí. Las fechas son los viernes 7 y 14 de junio en el Teatro OffLatina. ¡No te lo pierdas!

jueves, 21 de marzo de 2019

Jauría de Jordi Casanovas por Miguel del Arco

Jauría teatro pavón kamikaze la manada maría hervás miguel del arco madrid


Cuando el teatro sale a la calle, investigando la realidad social y alejándose de manierismos, es porque la sociedad lo necesita.  
Es un acto sincero y puro, centrado en hechos populares, sin ficción ni telones que lo alejen del público. Sin aplausos buscados ni falsos sentimentalismos. Una plasmación íntegra de lo que denominamos verdad. 
Con dolor. Con fuerza. 

El documento como estandarte y materia para la construcción de un relato escénico es la directriz con la que El Pavón Teatro Kamikaze arranca un programa doble formado por Port Arthur y Jauría, dos propuestas que se basan en casos reales que causan impacto y controversia social. 

La primera de ellas, Port Arthur, es un relato sobre un crimen cometido en Australia en los 90 y su controvertido interrogatorio. La segunda, nos pilla más de cerca, ya que Jauría, se centra en el juicio por violación ocurrido en San Fermín en 2016, basado en las transcripciones del mediático caso de "La Manada", así como de declaraciones de los acusados y la denunciante.  


Jordi Casanovas plantea un espectáculo donde la pureza es la clave, con un Miguel del Arco en lo más austero que hemos visto nunca, quedándose en la esencia de los acontecimientos 
La historia se muestra al público de la manera más objetiva posible, haciendo reflexionar a cada persona que está en su butaca, quien tendrá que sacar sus propias conclusiones a las preguntas que se plantean: ¿quién es la víctima?, ¿quiénes son los culpables?,¿qué castigo se merece tal acción?.
En muchos momentos de la obra la iluminación no sólo se centra en los protagonistas sino en el propio público, quedando clara la dicotomía de Jauría, donde el espectador es el reflejo de la sociedad ya que son quienes van a juzgar la obra y se van a posicionar ante la violación.

Jauría teatro pavón kamikaze la manada maría hervás miguel del arco madrid prieto mateos alex garcía

Uno de los aspectos que más persiguen al gremio del actor es el ego. Una conjetura que aquí se rompe totalmente porque los actores forman un todo, sin individuos, una manada en el más estricto sentido. Ningún intérprete destaca por encima del otro, liberándose de sus ataduras personales y formando parte del puzzle escénico, de manera altruista y creativa. Una manera hermosa de interpretar, donde cada actor aporta contundencia y veracidad sin caer en falsas mimesis. 
Fran Cantos, Alex García, Ignacio Mateos, Raúl Prieto y Martiños Rivas son esa manada de lobos,  que pueden representar a cualquier conocido, a nuestros vecinos o compañeros de trabajo, ya que están más cerca de lo que creemos. Son tipos normales cometiendo actos indecentes.
Y es que los machismos que infectan nuestra sociedad pasan a veces inadvertidos, están ahí sin apenas darnos cuenta. Terrorífico.

El personaje femenino encarnado por María Hervás, es el que establece mayor vínculo con el espectador, jugando con sencillez y credibilidad, siendo la contención su principal virtud. Gracias a ella, libre de aspavientos y sobreactuaciones, nos acercamos de manera natural a este terrible relato. Los hechos ya son duros de por sí, de modo que, como espectador, que se agradece que no hayan caído en la tentación de meternos en terreros pedregosos explícitamente, evitando el sensacionalismo. 

La gran carga que tiene Jauría nos sirve para recordarnos el mundo en el que vivimos y la lucha que queda todavía para crear una sociedad igualitaria. El mundo tiene que cambiar y esta obra en un paso muy importante para contribuir a ese cambio. 
Lo mejor de todo es que su compromiso es con la realidad, sin ninguna sola línea del texto de ficción, sin malinterpretar. Sólo poniendo en pie los hechos y haciendo que el público discuta sobre la universalidad de estos problemas que ocurren aún en el siglo XXI.
Si algo disfruté ayer al salir del teatro, fue el silencio que experimenté mientras el público salía de la sala, fue de lo más elocuente
 

miércoles, 13 de febrero de 2019

Glass (2019) de M. Night Shyamalan



El amigo Shyamalan lleva años  luchando por construir su trilogía del héroe, que arrancó con la cinta (ya de culto) El protegido. Ya formando parte del sistema de estudios de Hollywood, tuvo problemas para levantar un proyecto difícil de catalogar y cuya primera parte no había sido un éxito de taquilla. Su status fue mermando con los años así que no tuvo más remedio que aparcar sus secuelas indefinifamente y buscar un nuevo lugar al margen de la industria.
El hecho de que Múltiple fuera una continuación oculta de El proteguido demostró hasta que punto Shyamalan no había olvidado su creación y como estaba dispuesto a volver a ese universo.
No fue hasta este año cuando ha podido ponerle el broche a su particular visión de los justicieros. Renunciando a un nivel de producción al que ya no aspira por su actual condición de cineasta outsider pero con el que ha conseguido sorprender a propios y extraños con una propuesta formal bastante novedosa.

Los pilares de la película se apoyan en los tres roles protagonistas, quienes poseen un tratamiento visual, y psicológico de mucho interés. Todo bajo el amparo de una premisa tan potente como sencilla: Confinar a Don Cristal, David Dunn y a La horda bajo el mismo techo.  
Recluídos en una institución psiquiátrica, se ven manipulados por la doctora Staple, que en una serie de sesiones intenta dominar a cada uno de ellos. Manipulandolos a partir de sus puntos débiles.
A nivel de dirección, la puesta en escena de Shyamalan denota una gran agudeza intelectual, buscando recovecos nunca mostrados en el cine comercial. Jugando con aspectos psicológicos muy interesantes. Todo esto hace que no sea una película fácil de catalogar. Sobre todo con este mercado copado por adaptaciones de comics de Marvel y DC. Es ahí donde Glass se podría encontrar como una rara avis en el género de superhéroes, de la que habría que tomar buena nota (si no queremos repetir formulas una y otra vez).

Un aspecto a destacar, es que nunca un filme de estas características ha sido tan consciente de su propio género. Siendo el noveno arte la razón de ser de los personajes, aportando hasta cierto punto, verosimilitud con el mundo donde vivimos.


Si en El protegido y Múltiple se realiza un estudio sobre como entre la masas se encuentran personas especiales. En Glass se centran en eliminar el concepto de superhéroe, jugando con la mentalidad de los protagonistas en una narración que va a la contra de sus anteriores cintas. La doctora intenta racionalizar el comic como inspiración-aspiración y la ficción como opio para el pueblo. No hay personas diferentes a los demás, todos somos una masa. Nadie destaca. No hay héroes.

Y como toda buena cinta del director hindú, el final no será lo que esperas. Dejando abiertas diferentes capas de lecturas, con el final o el principio de un nuevo universo.