lunes, 16 de enero de 2017

Rogue One. Una historia de Star Wars (2016) de Gareth Edwards

Rogue One Star wars dark vader secuela felicity jones
Vía: Cinemanía


Por lo menos para mí esta película podría ser la verdadera joya que elevara la nuevas propuestas de Disney de cara al futuro de Star Wars. Sin duda, lo que me parecía más atractivo es abordar la historia de otra forma. Me alegré que no se fuera un episodio más de esta gran epopeya galactica sino una especie de apéndice bajo el titulo de "Una historia de Star Wars". Un prisma nuevo con un prometedor director como es Gareth Edwars que venía del cine indie acaparando elogios. Todo esto se ha cumplido, es cierto, pero el peso de la compañía del ratón Mickey es demasiado poderoso. Se nota tanto en Marvel como aquí. Inevitable. Así que no hablamos de algo rupturista sino más bien continuista con lo aportado por J.J. Abrams en El despertar de la fuerza, algo que no es malo pero si es facilón. 



Rogue One nos trae devuelta a esa galaxia tan lejana, donde los rebeldes deben hacerse con los planos del último artefacto de destrucción planetaria del Imperio de nombre La estrella de la muerte. Os suena, ¿verdad? Era una de las grandes incógnitas que han tenido los fans. Una pregunta sin respuesta que surgen al principio de la primera película de George Lucas sobre Star Wars. ¿De dónde habrán salido esos planos que ayudaron a Luke y compañía a destruir la susodicha estación espacial? Así que lo que antes era un simple mcguffin ahora es un puente que confluye entre ambas trilogías y nos sirve para homogeneizar más todos los episodios de una forma ingeniosa. 
   
Rogue one star wars felicity jones cine darth vader




La aventura parte con un grupo muy heterodoxo formado Jyn, Cassian, su droide K-2SO y un grupo de rebeldes que descubren el punto débil de La estrella de la muerte a través de un mensaje oculto del padre de Jyn, un científico que se vió obligado a trabajar para el Imperio y que ella daba por muerto. En la primera media hora se nos plantea todo esto así como se nos presentan los personajes principales, todo muy a fuego lento para luego precipitarse y dar lo mejor de sí como buen blockbuster palomiterio. Es verdad, que a nivel de espectáculo visual estamos hablando de un producto de altura con los mejores técnicos de la industria de Hollywood. Una cuidadísima producción que esta abocada a ganar bastantes premios de la academia en apartados técnicos y que tiene en el pulso de Edwards su principal responsable. Puede encontrarse el director bastante más domesticado que en sus anteriores películas pero es verdad que en estas franquicias millonarias es muy difícil utilizar términos como autoría, porque no quieren personalidad en sus películas quieren estandarizar sus sagas con productos que saben que van a funcionar (y vender juguetes, claro). Las nuevas de Star Wars cumplen ese cometido a rajatabla y la taquilla le da la razón a este modelo de negocio, así que para que más.

Acercándonos al aspecto más fandomero, la verdad es que la película tiene unas apariciones especiales de los personajes más clásicos de la trilogía original que son muy refrescantes y que han dado mucho que hablar. Cameos de todo tipo, algunos con más sentido que otros pero vaya, tampoco nos vamos a quejar de eso. Sin duda, los más significativos son los de Darth Vader y el gobernador Tarkir. Es verdad que sus apariciones son secundarias pero tienen bastante relevancia en la trama y no son un capricho sin más (otra cosas es la manera de realización con la polémica del CGI). Si bien Vader nos muestra su lado más oscuro, destacando una villanía que el personaje no hacía gala desde hace décadas. Tarkin es quien tiene más presencia en los acontecimientos, gracias a sus encuentros con Krennic. Hay una lucha de poder entre ambos para hacerse con los méritos y el control de la Estrella de la Muerte ante El emperador. Y ese pique mola mucho.


Finalmente nos encontramos con una film que sigue la línea marcada por Disney y sin ser tan oscura como se pretendía consigue unos resultados decentes. Una mezcla de épica amable con mucha moralina, dando la cara más heroíca que hasta ahora no habíamos visto en los rebeldes, básicamente porque se enfrentan a una misión suicida, donde hay bajas reales, lo cual le da un puntito muy interesante pero muy justito. Aprobado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario