lunes, 21 de septiembre de 2015

Vaca Paloma (2015) de Paco León

Parece que el cortometraje está de moda, más como medio publicitario que como producto de entretenimiento o quizás un poco de cada. No estamos muy seguros, pero lo importante es que estén ahí y que el gran público lo disfrute en la pantalla que más les apetezca. Es un tipo de producto poco valorado y que ahora se esté incentivando más es muy positivo para el sector. Así que los amantes de dicho formato estamos de enhorabuena.

Vaca Paloma forma parte de Cinergía, una iniciativa de Gas Natural Fenosa para fomentar el cine español y concienciar a la masa sobre el ahorro energético. Este film es uno de los trabajos que componen la segunda edición que cuenta con directores de la talla de Santiago Segura o Isabel Coixet, por lo que la apuesta por Paco León como realizador, no es si no una demostración de la repercusión que ya tiene como cineasta el actor de Aida. Además de ser una apuesta más que interesante, esta vez la clave de dichas obras es que tienen que ser comedias. Un género muy complicado.

Nos encontramos ante una tierna historia sobre una relación madre e hijo que se complica debido a que Paloma, una vaca cinéfila que tienen en la granja, se interpone entre ellos. Resulta que no es un simple animal, tiene unos poderes especiales, siendo capaz de controlar la energía (desde cargarte el móvil a encender una lampara de araña). Lo que generará más de un conflicto debido a que el chico está muy encariñado con su nueva amiga y su madre solo quiere hacerlo público de una vez por todas.

El corto está protagonizado por Carmen Maura y Secun de la Rosa, en un entrañable relato que demuestra que Paco León tiene un universo muy particular, trágico y divertido, cotidiano y mágico, con muchos referentes cinematográficos. Dejando patente una vez más su gusto por el retrato de la sociedad española más cañí. Es un director con estilo propio, algo no al alcance de todos. Viendo la evolución en su trabajo desde Carmina o Revienta, se nota una gran cambio desde su opera prima hasta ahora: su narrativa ha pasado del documental más desenfadado al cine más académico. 

En resumen, estamos ante una historia que mantiene el interés, gracias a un buen pulso y una narración fresca que demuestran que lo de este actor reconvertido a director no fue casualidad. Y claro, contar con un elenco de actores como los que participan en este proyecto ayuda mucho, siendo un producto de muchísima calidad. Es un relato sencillo pero emocionante con algunos puntos más que evidentes sobre la conciencia energética, pero claro es el lema de esta campaña, así que se lo perdonamos. Son 12 minutos muy disfrutables.

Abajo tenéis el cortometraje, pasen y vean. Conozcan a Paloma.

No hay comentarios :

Publicar un comentario