jueves, 13 de noviembre de 2014

Perdida (2014) de David Fincher



Llegó el esperado día. Por fin, hemos visto Perdida, una de las cintas más esperadas de la temporada cinematográfica, y ¡hoy os lo vamos a contar!
La película tiene un arranque prometedor, con un prólogo en forma de un plano único de la nuca de nuestra protagonista que encierra muchas de las claves de la historia. ¿Quién es esta extraña pareja?
Un buen día, Nick Dunne (Ben Affleck) vuelve a casa del trabajo y descubre que ha desaparecido su mujer, Amy (Rosemund Pike). Rápidamente se pone en contacto con las autoridades, arrancando así la maquinaria policial que llevará el caso. Durante el desarrollo de la investigación una serie de pistas apuntará directamente al propio Nick como asesino.

La adaptación de Gone Girl por parte de David Fincher, es una versión muy fiel a la novela. Algo esperado teniendo encuenta que la guionista es la propia autora. Gillian Flynn no tiene ningún reparo en respetar su estructura literaria e incluso dar uso de los diálogos para que no nos perdamos la literalidad de la fuente original, solo eliminando momentos puntuales que no son estrictamente necesarios, pero que en opinión del que escribe podrían aclarar ciertos detalles fundamentales sobre la personalidad de Amy. Flynn va directamente al grano, sin rodeos a pesar de la más de dos horas de duración pero que con la mano experta de Fincher se pasa en un suspiro. Una historia con un giro sorprendente a mitad de la cinta que hará que la ames o que la odies.



Estamos ante una obra que mezcla varios temas interesantes a destacar, como son la crítica a los medios de comunicación y por ende al influenciable índice de audiencia que es la sociedad a la que pertenecemos. Lo que nos lleva a descubrir dos puntos de vista muy marcados en la película: Como se vé uno mismo ante la adversidad y como te ven los demás. Lo que queda muy bien reflejado en ambos papeles del matrimonio protagonista donde el espectador descubre la parte privada y la parte pública de cada personaje. Y como no, todo esto envuelto en un paquete de thriller policíaco (lo que realmente vende la película) en el que tan agusto se desenvuelve el director... Pero realmente, si lo pensamos bien... y vamos al quid de la cuestión, ¿qué es Perdida? Pues ni más ni menos que una historia de amor... así de sencillo. Llevada al extremo, pero una love story al fin y al cabo, con un esquema clásico: 

Chico conoce chica. Chico pierde chica. ¿Y chico la recupera?

Es sin lugar a dudas un gran mosaico de los entresijos de un matrimonio, como bien puede ser cierto díptico de Ingmar Bergman, donde observamos gracias a acertadas elipsis las distintas etapas por las que pasa toda relación desde el primer acercamiento hasta la pedida de mano y la posterior vida conjunta. Todo está dotado de un cierto tono satírico que explota en el último tercio en forma de comedía negra (sí, sí, lo que oyen) que está ahí latente desde los primeros compases de la cinta.

Destacamos el buen hacer del director americano, como suele ser habitual en él, narrando la historia con mucho pulso, de manera firme y elegante con una planifación impecable. Maestro del encuadre perfecto, aunque esta vez sin grandes alardes visuales sobretodo teniendo encuenta que empezó su carrera en el mundo del videoclip, muy al estilo de "Zodiac" o "La red social"(si obviamos la famosa secuencia de la regatas, claro).


Una de la obra más importanes de este curso cinematográfico, que hará las delicias de los fans del director estaudounidense, con un acertado casting donde brillan con luz propia Ben Affleck y Rosamund Pike, en lo que vaticinamos que será su primer gran personaje. Cada uno con una mirada extraña, misteriosa. Hay algo oculto tras sus ojos y no sabemos el qué. Un interrogante a descifrar. 

Nada es lo que parece. Ni siquiera tu pareja... perdida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario