lunes, 3 de noviembre de 2014

Camino de ida y vuelta

Es el primer género cinematográfico, puramente estadounidense como el día de acción de gracias, el béisbol, los hot dogs o Michelle Obama. Surgido a raíz de los asaltantes de aquel mudo tren dirigido de Edwin S. Porter en 1903, que terminaba interpelando con una pistola apuntando al mismísimo respetable. Un mirada única, salvaje, moderna, radical: 
El western.

Asalto y Robo de un tren, 1903 Dirección: Edwin S. Porter

Siendo Estados Unidos un país con tan corta vida, no posee las antiguas tradiciones o historias tan ricas como pueden ser las del viejo continente, pero es verdad que no les hizo falta… al menos al principio.

Decadas después desde la cultura cinéfila de Italia surge un salvaje oeste diferente, satírico, violento y operístico llamado Spaguetti. Peliculas como "Le llamaban Trinidad", "La venganza es un plato que se sirve frio", "Django" o la famosa trilogia del dólar de Sergio Leone reflejan perfectamente el carácter de este género considerado "menor" que tuvo mucho éxito en la década de los 60.

Es curioso como años después son los propios estadounideses los que rinde homenaje al Spaguetti a través del arquetipo de antihéroe encarnado por un actor americano que migró al mediterraneo para convertirse en una estrella,  estamos hablando de Clint Eastwood. La cinta fue "Dos mulas y una mujer", una joyita dirigida bajo la batuta de uno de los mejores directores de acción de la época, el señor Don Siegel.

Dos mulas y una mujer, 1970 Dirección: Don Siegel

Esto es un camino de ida y vuelta, con muchas curvas, donde las cinematografías se miran la una a la otra, porque no importa de donde sea Shakespeare ni lo que significa ser un Ronin, el celuloide no entiende de naciones sino de historias.

No hay comentarios :

Publicar un comentario