jueves, 26 de febrero de 2015

87 Edición de los Premios Oscar: Conclusiones




iñarritu oscars
Alejandro G. Iñarritu, the man
Tras el fin de la gala y con los premios ya entregados llega el momento de sacar nuestras primeras conclusiones de la 87º edición de los premios Oscar:

Birdman fue la gran triunfadora de la noche. No cabe duda. Una cinta diferente a lo que venimos viendo en años anteriores, sobretodo por un cierto tono de autocrítica a la industria por parte del director mexicano. Su cinta partía con 9 candidaturas y se alzó con 4 premios (nada mal), incluyendo Mejor película y Mejor director, colocando a Boyhood como la gran damnificada de la noche. 

El film de Linklater se merecía algo más aparte del premio a Patricia Arquette como Mejor actriz de reparto, quizás un reconocimiento al guión hubiera servido como consolación, sobre todo por el proyecto tan especial e innovador, con un rodaje a lo largo de doce años. Una propuesta indie que si pensamos en sus pretensiones iniciales ya ha llegado muy lejos, sobretodo siendo la academia ajena a este tipo de productos Made in Sundance. Pero el director de la trilogía de "Antes de..." es una figura clave del cine independiente americano, con una legión muy digna de seguidores. 
A pesar de no conseguir el premio gordo, esta película ha gozado de muy buena vida en taquilla, siendo uno de sus films con mejor recorrido comercial, lo que siempre es de agradecer en un producto no destinado al espectador palomitero. 

Mención aparte la tercera película en discordia, El gran hotel Budapest, con unos premios muy merecidos en los apartados técnicos pero sin rascar nada en las nominaciones más jugosas. Wes Anderson es uno de los mejores realizadores de EEUU,  él lo sabe y nosotros los cinéfilos también.

Por otro lado, los interpretes vencedores han sido los favoritos en las quinielas, con el mimetismo interpretativo de Eddie Redmayne a la cabeza se encuentran Julianne Moore, la ya mencionada hermana de David Arquette y J.K. Simmons, el cual despertó la primera ovación de la gala gracias a una interpretación soberbia en Whiplash y al respeto que se le tiene a todo un veterano.


eddie redmayne la teoría del todo
Eddie Redmayne en "La teoría del todo"
En cuanto a la gala en sí, los discursos no suelen tener más estimulo para el espectador que ver humanizados a las estrellas de Hollywood, demostrando que son de carne y hueso como nosotros, se pueden poner nerviosos, lloran, ríen, se caen y lo más reseñable: reivindican. Y en esta edición no podía ser menos... El más destacado fue el de Patricia Arquette donde denuncia la situación salarial de la mujer en la meca del cine y por otro, Alejandro G. Iñarritu pedía respeto para todos los latinos que viajan hasta EEUU.

Un punto negativo de la ceremonia, es la ausencia desde hace ya unos años de los premios honoríficos, siendo una verdadera pena no ver a Miyazaki y los demás premiados de esta temporada. Últimamente se entregan en un acto oficial de la academia de menos carácter mediático varios meses antes de la gala.

¿Y el presentador?¿Qué tal estuvo?¿Dió la talla? Empecemos por el principio, se anunció a bombo y platillo que Neil Patrick Harris iba a ser el encargado de ser maestro de ceremonias de los Oscar. Una estrategia que ya es habitual, buscando caras famosas para aumentar el share de la cadena que lo emite en una jugada para captar a nuevos espectadores que a priori no les interesa esta entrega de premios. Viendo el currículum del actor de "Como conocí a vuestra madre" no nos cabe duda de que estamos ante todo un showman, varios Tony, mucho musical, cabaret, el gusto por la magia así como toda su experiencia televisiva que es la que le ha grajeado su fama internacional. Todos estábamos deseando ver como se desenvolvería en el Dolby Theatre... Pero la verdad sea dicha, tras un número musical muy logrado, poco a poco fue decayendo el interés, y la gala se fue diluyendo con el paso de los minutos siendo escasas sus apariciones y no demasiado llamativas. Realmente lo tenía difícil después de lo ocurrido en la gala anterior, con el selfie mas retwiteado de la historia y  el "momento Pizza". Todo ello por obra y gracia de una gran Ellen DeGeneres.

La Lego película y Selma fueron dos de las películas peor tratadas en las nominaciones pero tuvieron gran presencia en la gala gracias a sendos números musicales que sacaron las carcajadas y las lágrimas de emoción respectivamente en cada una de las actuaciones. Especial atención a esos premios Oscar hecho con Lego (muy codiciados entre los presentes, siendo Emma Stone, Oprah Winfrey y Clint Eastwood entre los que se llevarían tan codiciado presente).

neil patrick harris oscars
Neil Patrick Harris durante la gala
Espectáculos de Lady Gaga aparte, la academia sigue otro año más con sus señas de identidad intactas pero nosotros, adictos al mundo del celuloide, nos rendimos una vez más a la gala de los premios de la meca del cine. Y pase lo que pase, el año que viene volveremos a trasnochar en domingo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario