miércoles, 13 de abril de 2016

Daredevil (2016) Segunda temporada




El hombre sin miedo vuelve a la pequeña pantalla como una de las propuestas más solidas entre las ficciones televisivas de corte superheróico (y no son pocas precisamente). Una serie que viene marcada por el éxito de crítica y público con su primera temporada, una gozada para todos los que siempre hemos pedido más al universo Marvel cinematográfico. En esta ocasión, las aventuras de Matt Murdock tiene el atractivo añadido de dos incorporaciones de auténtico lujo: Elektra, la hermosa asesina que ya vieramos en cines con el rostro de Jennifer Garner y Punisher, otro gran personaje que siempre ha oscilado entre psicopata y héroe.


A pesar de que ahora Wilson Fisk está fuera de juego, Daredevil sigue teniendo que luchar contra el crimen en una ciudad que ahora está sin dueño. Las distintas organizaciones criminales se pelean cada calle en busca del domino del territorio que en otra época fue de Fisk. Mientras tanto, Nelson y Murdock siguen con su lucha por la justicia en un buffete que no es rentable. Buscando algún caso que consiga sacarlos de la pobreza pero sin dinamitar sus ideales. Nos encontramos por lo tanto, ante una trama continuista y del que vemos la evolución lógica de los personajes, con las consecuencias de todo lo sucedido en la anterior temporada, además de añadir un par de guiños a otras series con las que ahora convive como Jessica Jones. Eso mola.



Esta nueva remesa de 13 capítulos es más compleja que su predecesora. Quizás uno de sus mayores problemas sea que quiere abarcar más de lo que cubre, utilizando un montón de tramas que se entrecruzan de una manera más o menos lógica pero que distraen mucho al espectador de la esencia real del relato. Si hubieran simplificado la historia tendría más fuerza, hay personajes como el de Punisher del que pedimos más, pero claro, los showrunners no solo se contentan con el alter ego de Frank Castle porque no paran de añadir otros conflictos: Elektra, La mano, Stick, los amorios de Matt, el regreso de Wilson Fisk, el juicio,... se antojan demasiados. Bien tratados darían para varias temporadas pero aquí han querido jugar todas sus cartas demasiado pronto. Incluyendo temas hasta ahora no tratados en esta ficción, jugando con el género fantástico que no encajaba mucho con el carácter realista de la serie.




Uno de los mayores defectos es meternos con calzador a Karen Page sea como sea. Ella está en la mayoría de las tramas, vale que es uno de los personajes más importantes pero no hace falta convertirla en letrada, psicologa ni periodista de elite según se antoje el guión. Tenemos personajes que se pueden ocupar de ello de manera más lógica, pero en esta temporada la serie nos ha obligado a seguir a Karen de un lado para otro, convirtiéndola en una mujer fuerte y segura de sí misma, que es capaz de llegar más lejos que Matt, Foggy o la misma policía. Por si esto fuera poco, nos añaden una empalagosa trama romántica con Matt que tiene como objetivo servir de contrapunto con la relación de este con Elektra. Vale, el personaje está bien, funciona y tiene nuestra empatía pero no era necesario tanto, sobre todo con todo el volúmen de secundarios que tiene Daredevil


Como contrapunto, un personaje que está muy bien dosificado es Punisher, uno de los justicieros más polémicos del cómic mainstream. Interpretado en esta ocasión por Jon Bernthal, conocido por The Walking Dead y Show me a hero. Esta era la oportunidad perfecta para sacar jugo de un gran personaje (tan maltratado en la gran pantalla) que encaja tan bien en esta serie. Durante esta temporada vemos como Frank Castle emprende su particular venganza sin que el espectador sepa como se originó. Un hecho que será mas complicado de lo que parece y que se irá resolviendo con el paso de los capítulos. Como en la mayoría de comics de este corte, el choque de fuerzas al final acabará uniendo a Daredevil y Punisher contra enemigos en común (algo que también pasará con Elektra). En general, el personaje funciona muy bien, quizás tiene escenas demasiado lacrimógenas en determinados momentos pero el fuerte contraste de su manera de actuar con los valores de Daredevil da mucho juego en los primeros capítulos. 



Mucho menos interesante han resultado ser todo lo relacionado con Elektra, así como la manera de incluir a la Mano. Estos elementos se introducen en la segunda mitad de la temporada, en la que parecen pisar el acelerador para contarnos todo de manera atropellada. Lo salvan unas grandes escenas de acción con coreografías muy trabajadas y unos set pieces bastante interesantes. La técnica es uno de los fuertes de Daredevil y en esta ocasión lo vuelve a demostrar.


Una serie interesante que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero que en general deja buen sabor de boca. Su punto de vista es uno de sus valores, así como unos protagonistas solidos, solo falta saber que nuevas aventuras les tocará vivir al diablo guardián de Hell´s Kitchen. Seguramente unirse a Los Defensores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario