miércoles, 6 de abril de 2016

Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia (2016) de Zack Snyder

Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia affleck dc warner snyder

El estreno del año resultó ser un truño. Podéis pensar que exagero pero después de años de gestación el resultado se me antoja más que insuficiente. A pesar de alcanzar el cenit del box office con ese número 1 mundial que tanto cacarean, la historia no funciona y no voy a defender una cinta multimillonaria solo porque une a los personajes que más amo. NO.
Lo que debería ser el acontecimiento cinematográfico del año, el combate épico entre el caballero oscuro y el último hijo de Krypton se convierte en un producto deslavazado, carente de entidad, con un conjunto enraízado en los mejores comics sobre ambos personajes pero con una evidente desorganizción de las ideas, debido a un desilusionante guión y a una compañía que parece mirar de soslayo a su competencia superheroíca más de lo que debería.
Aun así hay aspectos de la trama en los que daré el beneficio de la duda porque puede que se desarrollen o se aclaren con las sucesivas cintas o incluso en la edición extendida en DVD/Blu-ray. Pero después de tanto tiempo y tanto hype, la ultima cinta de Zack Snyder no tiene mi aprobado.


Tras un punto de partida más que interesante, útilizando hábilmente uno de los acontecimientos más polémicos de El hombre de acero, la cinta arranca con la batalla de Superman y Zod en pleno Metropolis. En esta ocasión desde una perspectiva diferente, el punto de vista de las personas de a pie, en este caso, de Bruce Wayne. Descubriéndose impotente ante hechos que no alcanzan a su control y considerando al kryptoniano el culpable de tanto caos y destrucción (el 11S siempre está ahí). Sembrando así, de manera justificable y humana el germen de lo que ocurrirá en el tercer acto. Por lo tanto, las intenciones de Warner estaban claras solo que no han tenido los huevos de llevarlo a las últimas consecuencias. Si que es cierto que la película se asemeja al comic: The Dark Knight Returns. En él, Frank Miller trata de acabar con el mito superheroíco mientras que en la cinta de Snyder (por más oscura y debastadora que parezca) se trata del origen del mismo. No rompe con el esquema del superheroe sino que le revitaliza, dando como resultado la génesis de la formación de ese grupo de heroes llamado La liga de la justicia. BvS sirve como puente hacia la gran película que el estudio tiene en mente sobre dicho grupo. Creando un plan maestro donde nos irá presentando miembro a miembro en sucesivas cintas durante los años sucesivos para crear un universo compartido, que es el objetivo que tanto ansían.


Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia snyder affleck


Hay muchas tramas paralelas, muchos personajes y bastante confusión en el desarrollo de los personajes aunque de esto no tiene culpa Zack Snyder, si no las prisas de Warner y un guión modificado en exceso del que no toda la culpa la tienen Goyer y Terrio. Considero que los fans del noveno arte que conozcan bien el universo de las viñetas disfrutarán de cada guiño o huevo de pascua, pero también es cierto que hay varias tramas que dejan al espectador medio con cara de WTF. Pero como dije más arriba, seguramente esas respuestas tengan lugar en el futuro. El principal problema ha sido equiparar las tramas de los dos superheroes y su enfrentamieto, junto con la introducción de demasiados elementos de su febril universo (Presentando futuros integrantes de La liga de la justicia cada dos por tres). A pesar de ello, Wonder Woman ha conseguido hacerse con nuestro corazones en un par de escenas. Desembocando en lo que es la primera aparición de la trinidad en pantalla grande. Pero son solo momentos aislados, el film acaba siendo una especie de collage que va perdiendo a medida que pasan los minutos entidad propia. Dejen de pensar en el futuro, ¡qué tenemos a Batman y Superman a punto de pegarse...! Warner lo quiero todo y ya.


Realmente la mayoría de los actores están bien en su rol, lo que es una pena es ver su  lucha constante contra el propio guión. Intentando construir un personaje por todos los medios mientras el texto hace aguas por todos lados. Hasta los personajes más polémicos como el Lex Luthor de Jessie Eissenberg tiene matices interesantes pero se ve enturbiados por demasiado caos narrativo y pirotecnia efectista. Además, hay un par de descubrimientos interesantes como June Finch, la incipiente senadora interpretada por Holly Hunter o el nuevo Alfred. El personaje interpretado por Jeremy Irons se encuentra muy alejado al que interpreta Michael Caien en la trilogía de Nolan y encaja a la perfección en este nuevo universo, oxigenando la cinta con grandes momentos de comedia. Yo soy fan del universo de Batman y no me importa los cambios a la pantalla siempre que se respete la esencia del personaje y en esta película se cumple en la mayoría de los cosas, así que bien.


Zack Snyder es un virtuoso de la imagen componiendo cuadros con un nivel de preciosismo brutal, que hacen de la épica su bandera, con momentos realmente buenos como la overtura de la película. Un resumen del origen de Batman que tanto hemos visto, pero que en este caso es el más fiel a las viñetas, el más emotivo y uno de los mejores integrados en la trama (algo que se agradece).


En resumen, lo que podía haber sido no tuvo lugar. Demasiada espectación, demasiados problemas de producción generados por la inseguridad de un plan cinématografico a largo plazo. Oportunidad desperdiciada de hacer una buena secuela de El hombre de acero o de una presentación digna del hombre muerciélago. Quizás a partir de ahora, debemos esperar menos de esta franquicia, o a lo mejor hay esperanza debido a otras películas menos encorsetadas y que no tengan el peso de ser la columna vertebral de este universo. Maybe...


Por cierto, Ben Affleck es Batman.

No hay comentarios :

Publicar un comentario